Homeopatía

La homeopatía… Cuanta controversia causa este tema, tanto para bien como para mal, hay opiniones para todos los gustos, aquí va nuestra experiencia.

Por desgracia mi casa se ha parecido a una farmacia desde el primer día que vinieron mis hijos, y siempre nos da reparo usar tanta medicación para todo así que me empecé a informar sobre las alternativas de homeopatía que había.

Para quien no lo sepa la homeopatía: «es un método terapéutico que utiliza medicamentos homeopáticos para restablecer la salud del paciente.

Estos medicamentos se seleccionan de forma individual para el enfermo en función de la ley de similitud, enunciada por el Dr. Samuel Hahnemann, fundador de la Homeopatía, a finales del siglo XVIII.»

Estos medicamentos se seleccionan de forma individual para el enfermo en función de la ley de similitud, enunciada por el Dr. Samuel Hahnemann, fundador de la Homeopatía, a finales del siglo XVIII.>>

Mi primera experiencia llego de parte de un pediatra que me recomendó Reuteris para el estreñimiento y gases de mis bebé, me fue a las mil maravillas y se lo dí durante los 3 primeros meses de vida y mejoraron de sus síntomas inmediatamente, lo prefería a darle tanto polvo para hacer caca y gotas químicas para los gases. Estas gotas (reuteris) contienen unas bacterias parecidas a las que se producen con la leche materna asi que son bastante buenas para los bebés.

Lo siguiente vino cuando empezaron a echar los dientes y solo me recomendaban darles ibuprofeno, muchas amigas me hablaron de Chamodent, unas pastillitas blancas que se deshacen muy facilmente en agua o directamente en la boca del bebé y le alivian el dolor. Las compre un poco por dejarme llevar sin muchas esperanzas pero a mi hijo le fué muy bien, mejor que el paracetamol e infinitamente más natural.

Tras haber confiado en la homeopatía para otras ocasiones también lo intenté con el tema sueño, mis hijos no son dormilones, dan bastante guerra de noche y aún con casi 3 años los mayores siguen despertándose varias veces en la noche.
Para el sueño hemos probado varias cosas, he de decir que no se quedan secos y duermen toda la noche del tirón pero sí que reducen el número de veces que se despiertan.
Empezamos usando Kinival, nos lo recomendó un pediatra porque con los gemelos íbamos a morir porque no descansábamos nada, y como ya he dicho antes, no es mano de santo pero la cosa mejoró algo. Son de la misma casa que Chamodent, las pastillas son del mismo estilo y se deshacen igualmente.

También usamos un jarabe Osito Dormilón, este no me fue ni bien ni mal, no me fue nada, como si tomaran agua la verdad.

Desde hará unos 8 años en invierno tomo equinacea para los resfriados y fortalecer el sistema inmunitario en general, y me puse a investigar a ver si había algo parecido para los niños ya que mis hijos siempre andaban enfermos.
Siempre he confiado en la casa Soria Natural así que les escribí preguntando y me respondieron enseguida, por cierto me respondió un médico, me indicó el producto en sí y la dosis adaptada a la edad de mis hijos que en aquél entonces tenían 14 meses y mi pequeño no había nacido, el producto es A Protegerse, y en mi casa en invierno no falta, es maravilloso, mejoran muchísimo y no se resfrían tanto, mi mayor no paraba de tener bronquitis y además es asmático, pues este invierno no ha tenido ninguna y ahora le van a retirar el tratamiento a ver que tal le va, así que confío plenamente.
A protegerse es un jarabe que sabe a frambuesa y además de equinacea contiene vitaminas y propólis.

Hay más productos pero como no me han resultado pues ni los voy a nombrar.
Solo diré que la homeopatía es como todo, habrá gente que le irá mejor un producto u otro, a nosotros nos han funcionado algunos y otros no, y a vosotros os ha ido bien?

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.