Diabetes Gestacional

En esta entrada hablaremos de la diabetes gestacional, desde las pruebas para detectarla hasta sus tratamientos y el postparto.

Es importante saber si se padece diabetes gestacional durante el embarazo, ya que puede afectar tanto al feto como a la futura madre.

Hay factores de riesgo que aumentan las posibilidades de padecer diabetes gestacional como son los antecedentes familiares y personales de la madre, en mi caso en mi familia hay una larga lista de diabéticos/as por lo que tenía muchas papeletas para padecer de diabetes gestacional así que en la semana 10 de embarazo aproximadamente mi ginecóloga decidió realizarme una de las pruebas que se hacen para detectar la diabetes gestacional, la llamada curva de glucosa o sobrecarga.

No es más que administrarte un líquido que contiene cantidades muy elevadas de azúcar y medir ésta pasado un tiempo, se suele hacer una primera extracción de sangre en ayunas antes de darnos el dichoso líquido para ver cómo está la glucosa basal, después te dan el líquido y tienes que contar 1 hora desde que acabas de tomártelo para hacerte una segunda extracción de sangre, he de decir que tomar ese líquido tan dulce produce nauseas, al menos a mí me pasó, si lo vomitas tienes que tomarte otro hasta que consigas retenerlo en tu cuerpo jejeje.

Si todo va bien y el resultado está dentro de los valores normales ya no tendrás que preocuparte más hasta la semana 24 que te harán otra curva, quiero recordar que esta curva a las 10 semanas no se le hace a todas las embarazadas, solo a las que tienen riesgo de padecer diabetes gestacional por antecedentes, si por el contrario la prueba determina que hay diabetes bien porque salga alta o baja te repetirán la pruebas pero esta vez durará más tiempo, es la llamada curva larga, donde se volverá a hacer una extracción de sangre en ayunas, os darán el líquido otra vez, esta vez en una concentración más alta, y os sacarán sangre a la hora, a las 2 horas y a las 3 horas, durante la curva ya sea la larga o la corta no os podéis mover, os tenéis que quedar sentaditas para no hacer gasto del azúcar que os habéis tomado.

Si las pruebas han salido alteradas el siguiente paso es ir al endocrino, allí dependiendo de nuestros antecedentes y de los valores de las pruebas decidirán si nos ponen a dieta o nos administran insulina, en mi caso en mi primer embarazo (gemelar) la curva de las 10 semanas salió alta, la curva larga salió las dos primeras altas y en la tercera hice una hipoglucemia, así que decidieron esperar a la semana 24 para la segunda curva, a las 24 semanas me la repitieron y salió 211, la tenía tan alta que ni siquiera me hicieron la curva larga y fui directa al endocrino, me pusieron a dieta 5 días y me dieron un glucómetro ( aparato para medir los niveles de glucosa en sangre), tenía que hacerme la prueba en ayunas y 1 hora después de todas las comidas, cuando volví al cabo de esos 5 días de dieta estricta, donde pasé muchísima hambre vieron que seguían los niveles altos así que me pusieron en tratamiento con insulina, y así hasta dar a luz.

En mi segundo embarazo me volvieron a hacer la prueba un poco antes de las 10 semanas y volvió a salir alta, directamente a endocrino y ya por antecedente de diabetes gestacional empezar con insulina, dieta y ejercicio, todo esto me vino genial porque en el embarazo gemelar cogí 25 kg, de los cuales me quedaban unos pocos al quedarme embarazada de nuevo, solo cogí 6 kg en ese embarazo y los perdí nada más dar a luz.

Aunque el tratamiento con insulina es fundamental es igual de importante la dieta, ya que una buena alimentación hará que los niveles de glucosa sean más estables y por supuesto bajos.

En mi caso con mi segundo embarazo no iban a dejar que finalizase más allá de las 38 semanas, así que me lo provocarían si no me ponía de parto antes, tuve suerte de ponerme de parto 2 días antes de la inducción, con el embarazo gemelar no llegue a las 38 semanas porque a las 34 mi hija rompió la bolsa decidiendo que quería salir ya.

A la hora de dar a luz se seguirá un protocolo especial, por lo menos en mis partos fue así, cada hora tenía que medirme la glucosa a ver como estaba, por suerte en la dilatación no me fue muy mal, se me bajaba del esfuerzo de las contracciones pero tomando algo volvía a niveles normales.

Una vez en el paritorio me pusieron una vía con dos botes, insulina y otro con glucosa, seguí con los controles cada hora durante todo el parto, así si necesitaba glucosa o insulina me sería administrada de inmediato, por suerte todo fue muy bien y no los necesité.

Ya en el postparto te dejan “sin nada”, es decir, ya no tienes que pincharte insulina y ven cómo reacciona tu cuerpo, estará unos días alta y lo normal es que se vaya normalizando.

Al bebé durante su estancia en el hospital le harán varias pruebas de glucosa al día para ver si hace hipoglucemias, mis mellizos hicieron hipoglucemias al nacer, como estaban en la uci ya los trataron allí, mi otro hijo no tuvo, por lo que no obligatoriamente tienen que hacer hipoglucemias, mis mellizos de 34 semanas eran muy pequeños y quizás influyó en algo, en cambio mi gordito de 38 semanas no hizo ninguna.

Ya han pasado varios meses y me han hecho otra curva para ver como sigo, estoy en el límite, casi diabética tipo 2, no necesariamente hay que quedarse diabética pero en mi caso con dos embarazos tan seguidos con diabetes gestacional tenía un 30% de posibilidades de quedarme diabética, aunque por ahora no lo soy sé que en un futuro no muy lejano lo seré, pero por ahora estoy luchando con dieta y ejercicio para alargarlo lo máximo posible.

Para terminar solo deciros que no tengáis tanto miedo a una diabetes gestacional, solo es peligrosa si no se controla pero gracias a Dios tenemos muy buenos profesionales y los medios necesarios para controlar la glucosa, se puede llevar un embarazo normal con diabetes gestacional con insulina, pastillas, dieta, ejercicio o lo que los médicos vean conveniente.

 

Deja un comentario