Suelo pélvico y ejercicios de kegel

Suelo pelvico y ejercicio de kegelMe gustaría haceros una pregunta, cuántas de vosotras tenéis incontinencia urinaria después de dar a luz? Supongo que la respuesta es mayor de lo que creéis, existe un gran porcentaje de mujeres que sufren de incontinencia urinaria después de uno o varios embarazos, en mi caso lo noté muchísimo más acusado tras mi segundo embarazo, bien es verdad que fueron dos embarazos muy seguidos, a los 8 meses de tener a mis mellizos me quedé embarazada, por lo que a mi cuerpo no le dio tiempo a recuperarse de un embarazo cuando ya estaba embarazada de nuevo.

Yo ni me había dado cuenta de que sufría de incontinencia y de prolapso, fue en la revisión después de la cuarentena cuando mi ginecóloga me lo dijo, ya me había acostumbrado a que cuando estornudaba me mojaba algo, hacía tanto tiempo que me pasaba que lo tenía asumido como algo normal, pues bien, NO ES NORMAL.

Mi ginecóloga me recomendó hacer ejercicios de kegel pero la verdad es que no la vi muy convencida de que fuera a tener resultado y añadió de que en 3 meses me volvería a ver y si no mejoraba tendría que plantearme una cirugía…..

Bueno, no estaba dispuesta a pasar por el quirófano, así que me estuve informando un poco sobre el tema de los ejercicios de kegel y tal, le pregunté a mi hermana que también sufría de prolapso e incontinencia y me dio un folleto que le habían dado el médico de suelo pélvico donde explicaban muy bien los ejercicios de kegel y cómo hacerlos, básicamente son ejercicios de contraer y soltar la vagina, hechos de manera que no se contraiga ni el culete ni la barriga, sí, sé que suena raro, a mí me costó varios días hasta que aprendí a hacerlo correctamente.

Hay mujeres que necesitan introducirse un dedo en la vagina para comprobar que lo están haciendo correctamente o utilizan objetos como bolas chinas o una especie de tubos, sea como sea con o sin objetos la base es la misma, contraer y relajar los músculos pélvicos.

En las clases de preparación al parto la matrona explica cómo hacerlos pero si queréis más información o ver videos solo tenéis que teclear en google ejercicios de kegel  y os saldrá infinidad de información.

Bueno a lo que vamos, mi plan y el resultado, el plan que me plantee para hacer los ejercicios de kegel fue muy sencillo, hacer 150 contracciones al día, parece mucho que con el tiempo te das cuenta de que no es nada, aprovechaba cuando le daba el pecho a mi bebé para hacerlos pero me di cuenta de que sentada me costaba más hacerlos, (tenía el suelo pélvico tan debilitado que apenas podía notarlo y tenía que concentrarme mucho para saber si lo estaba haciendo bien o no), opté por hacerlos tumbada al acostar a mi bebé después de darle de comer y así genial, al cabo de dos semanas era toda una experta y me concentre en intentar retener la orina cuando tosía o estornudaba,  cuando me pasaba intentaba contraer mis músculos para evitar que se me saliera el pis, y poco a poco lo fui consiguiendo, 3 meses después en mi siguiente visita a mi ginecóloga me felicitó por el resultado, había mejorado muchísimo y ya os digo, solo 150 veces al día, hay quien aprovecha los semáforos para hacerlos o cuando montan en ascensor, en fin a gusto del consumidor.

Con el suelo pélvico debilitado las relaciones sexuales suelen ser un tanto incomodas, tanto para nosotras como para ellos, para nosotras porque tenemos algo que “nos cuelga” por dentro, una especie de bulto que sobresale un poco de nuestra vagina (prolapso) y que si nos descuidamos nos mojamos, y para ellos, está la cosa un poco holgada y los músculos uterinos no se contraen para hacerse notar. Si a todo esto le sumamos el revuelo de hormonas, el bebé llorando, la casa patas arriba etc. nos encontramos que ganas ganas…pocas la verdad pero haciendo nuestros ejercicios podemos mejorar una parte de todos estos problemas y las relaciones sexuales volverán a ser igual de satisfactorias o incluso más porque ya tendrás la técnica cogida de contraer la vagina y podrás experimentar experiencias que quizás no conocías.

Yo también recomiendo en cambiar nuestra postura diaria, sobre todo de pie, imaginaros, estamos de pie, bien, imaginemos que nos tiran del pelo hacia arriba y se estira nuestro cuello, y ahora metemos nuestra pelvis hacia dentro (no exageradamente), pues esta postura es la más correcta para fortalecer todo nuestro suelo pélvico sin darnos cuenta además de nuestro abdomen que dicho sea de paso no está en sus mejores tiempos.

He intentado usar bolas chinas, no las recomiendan cuando el suelo pélvico está debilitado porque se caen nada más meterlas, pero una vez que hemos mejorado es muy recomendable ya que hacemos ejercicio sin darnos cuenta, nuestra vagina inconscientemente intenta que no se caigan y eso es un ejercicio excelente para fortalecerla, yo aún no consigo retener ambas bolas mucho tiempo, solo han pasado 6 meses desde mi parto así que aún me queda camino pero he pasado de no poder ni ponérmelas por el prolapso a tenerlas puestas y aguantar con ellas unos 15 minutos, para mi es todo logró y estoy muy contenta con los resultados y es tan fácil de conseguir que cualquiera de vosotras puede hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.