Lactancia materna gemelar

lactancia gemelarEn mi otro post sobre lactancia materna hablaba sobre la cosas a tener en cuenta antes de estar embaraza.

Hoy vamos a hablar de mi experiencia con la lactancia materna gemelar y como es posible conseguir que sea una lactancia materna exclusiva, comentaré algunos aspectos destacables así como trucos y consejos que os pueden ir bien.

Por si no lo sabéis soy multi madre, es decir, soy madre de unos mellizos preciosos y prematuros y de un pequeño bebé y con cada uno una experiencia distinta con la lactancia. He de decir que es duro cuando nunca has visto a nadie darle el pecho a un bebé, como muchas madres de mi edad somos hijas del biberón, yo jamás fui alimentada a pecho y en mi familia solo recuerdo ver darle biberones a los bebés, quizás en las últimas generaciones vi dar el pecho un mes o dos pero lo dejaban porque » su leche no era buena » o «su leche era agua «, aspectos erróneos que comentaremos mas adelante.

Empezaremos con mi experiencia en lactancia materna gemelar con los mellis, por supuesto, nacieron prematuros de 34 semanas y bajos de peso, yo aunque siempre quise darles el pecho pensaba que sería incapaz de alimentar a dos bebés solo con mi leche, pues bien, como estaban hospitalizados tuve que empezar mi lactancia con un sacaleches, he de decir que el mismo dia de su nacimiento me los pusieron al pecho pero eran muy pequeños y se cansaban, me recomendaron unas pezoneras para «ayudar» a la succión, un error muy común también ya que no estimulan el pezón de la misma forma que a pelo, lo cual hace que disminuya la cantidad de leche a producir, mi hija aceptaba la pezonera, mi hijo estaba demasiado débil, así que la mejor opción para ellos en ese momento era alimentarles a biberón, a ser posible de mi leche.

Empecé la estimulación cada 3 horas día y noche, me costó un par de semanas conseguir una cantidad de leche decente para poder alimentar a mis dos bebés, a mi hijo por alimentarlo prematuramente con leche de fórmula o complementaria le creó una alergia a la proteína de la leche de vaca que hizo que le tuvieran que vaciar el estómago porque ni la digería, superó su alergia al año.
Los primeros días sacaréis una leche muy escasa y muy amarilla que es muy rica en proteínas y en defensas para el bebés, también llamada calostro aunque es muy poca cantidad es suficiente ya que el bebé nace con un estómago del tamaño de una canica, conforme pasan los días y el bebé necesita mas cantidad el pecho se va amoldando, es «inteligente» y sabe lo que necesita el bebé en cada momento. La leche madura se vuelve mas blanca y tendrá una parte de agua y una parte de grasa que sale al final de la tetada que es lo que realmente sacia y engorda al bebé, la leche del principio si la echáis en un biberón vereis que es como azulada y más transparente, ésta le quita la sed al bebé.

Al mes ya les dieron el alta y me encontré en casa con dos bebés que no sabían agarrarse al pecho, lo intenté de todas las formas y posturas posibles pero no estaban por la labor. Mi hija con pezoneras a veces se agarraba pero no duraba ni dos minutos(comentar que la pezonera sólo está recomendado para problemas de pezón invertido), mi hijo a veces se agarraba pero en cuanto empezaba a salir leche se atragantaba,con lo cual me tuve que enfrentar a el dilema de dejar de darles mi leche o seguir con el saca leches y tener una lactancia diferida, opte por la segunda y durante 8 meses estuve día y noche pegada a un saca leches para poder alimentar de forma exclusiva a mis bebés con mi leche.

A todas las que tenéis dudas de si pondréis alimentar a vuestros gemelos sólo con la lactancia materna desde ya os digo que podéis, de una forma o de otra se puede, mi forma fue un poco diferente pero lo importante era que tomaran el mejor de los alimentos, la leche de su madre.

Si te ha gustado dame un Like en facebook
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.